Unidad 4. Huerto escolar

Título: Características del huerto escolar y las parcelas productivas

Autor: MSc. Eduardo Ordóñez Suárez
Por: MSc.Hortensia Alfonso Rodríguez

Huerto urbano

En el tema vas a consolidar los conocimientos referidos a las características de los huertos escolares y las parcelas productivas, su ubicación y diferentes áreas que la pueden conformar, así como conocer las normas de protección e higiene que deben tenerse presente al laborar en los huertos escolares o familiares o las parcelas productivas.
¿Qué aprenderé?
Cuáles son las características y áreas fundamentales de los huertos escolares o las parcelas productivas
¿Para qué me servirá?
Conociendo las características y las diferentes áreas de los huertos escolares es posible lograr mejores resultados en las labores agrícolas en las escuelas y fomentar estas áreas en el ámbito familiar.
Quizás puedas preguntarte o tener dudas sobre la importancia de los huertos escolares o las parcelas productivas y sobre los que puedas aprender durante el trabajo en estas áreas para el desempeño en tu vida futura. Pero te has puesto a pensar que una pequeña huerta puede proporcionarte un grupo de alimentos fundamentales para tu desarrollo. Por ejemplo los vegetales, tan codiciados por su contenido de vitaminas y minerales. Estos pueden cosecharse de forma sencilla en estas parcelas y tendrás a mano un alimento fresco y complemento en cualquier menú cotidiano. ¿Te decides a conocer algo más sobre estas áreas productivas? Empecemos entonces.
Debes de conocer, en primer lugar, que un huerto lo constituye una unidad organizada e integrada por la tierra, las plantas y los animales, donde exista un beneficio mutuo y una producción provechosa para el hombre.
Esto quiere decir que cuando se pretende fomentar un huerto se debe aprovechar al máximo las propias leyes de la naturaleza empezando por la conformada por el ciclo de nutrición de la tierra teniendo en cuenta como los animales y las propias plantas contribuyen a esta actividad.
La producción en el huerto se debe lograr de forma natural, aprovechando al máximo, por su puesto la naturaleza y sus bondades. Es por ello que se plantea que en el huerto se debe trabajar con la naturaleza y no contra ella.
Veamos algunos consejos sencillos que pueden ser de utilidad cuando de fomentar un huerto se habla.
Un primer aspecto a tener en cuenta es la selección del área que se ha de utilizar para fomentar el huerto. Al realizar este análisis o estudio se debe tener presente o al menos valorar los siguientes aspectos:


Tamaño del área a seleccionar
El tamaño del huerto tiene que estar en correspondencia con la mano de obra disponible de manera tal que se pueda laborar es sus diferentes áreas si dificultad. Demasiadas personas en un área pequeña entorpece, pero de igual forma poco personal no puede aspirar a cultivar grandes áreas.


.
Características del terreno
Este factor es de vital importancia para las acciones posteriores. Se debe evitar el uso de suelos que no tengan un drenaje adecuado sin pedir que sea el ideal, pero un suelo que demora en drenar y permanece mojado o con agua durante un buen tiempo después de una lluvia normal no es aconsejable. De igual forma se debe realizar estudios sencillos que caractericen el tipo de suelo que se pretende trabajar. Conociendo el tipo de suelo se planifican acciones posteriores para mejorarlo.

.

Fuente para el abasto de agua
Para mantener un área de huerto es fundamental el abasto de agua. El agua es necesaria para alimentar los suelos y esencial para el desarrollo de las plantas.


Ubicación del terreno
La ubicación del área que sea utilizada para fomentar un huerto debe garantizar, de forma general, la visita del sol diariamente. Debe tenerse presente que existen áreas en el propio huerto que esta agradable visita debe ser controlada como puede ser la de los semilleros.


Cercado del terreno
Una vez seleccionado el terreno que se utilizará huerto se recomienda su cercado para así evitar las incursiones de animales o personas ajenas a esta área. Este cercado se puede realizar de diversas formas teniendo en cuenta los recursos que se poseen. Las cercas de alambres, piedras, empalizadas y hasta el uso de determinadas plantas pueden cumplir con esta función.


Estos sencillos consejos pueden ser de gran utilidad si deseas comenzar a fomentar un huerto, por su puesto en la medida que vayas profundizando y deseando obtener mejores resultados podrás ir agregando otros que descubrirás mediante la investigación y el estudio.
Otro aspecto importante es conocer las diferentes áreas que puede tener un huerto pues, como unidad productiva, necesita de una organización adecuada que permita un flujo adecuado de la producción que se desea necesita de orden y de planificación del trabajo.
Las partes o áreas fundamentales de un huerto las puedes observar en la siguiente figura:
Areas del huertto
Algunas valoraciones al respecto son las siguientes:
1.- No siempre es posible que se logren todas las áreas, en este caso me estoy refiriendo por ejemplo a la dedicada a los frutales, tampoco está definida o normada la cantidad de frutales o tipos de frutas que se deben cultivar, pero si se pretende fomentarla debes tener presente los siguientes consejos:
• Las áreas frutales no deben impedir que el sol realice su labor sobre las áreas de canteros. Los frutales se pueden utilizar como cortinas de protección. Cuando se determina los frutales a fomentar debes tener presente el tamaño que alcanza la planta, época de parición, posibles enfermedades y trabajo de poda. Son variadas las frutas a cultivar y entre las más conocidas están: la guayaba, el limón, la mandarina, la naranja.
texto de frutas
2.- El área de canteros es la parte fundamental del huerto. Los canteros definen el suelo del huerto, es donde se realiza la cosecha, es la parte productiva y por lo tanto es a la que se le debe brindar la mayor atención posible. Veamos algunos consejos:
• Los canteros deben estar orientados en dirección norte – sur, esta ubicación permite la llegada de los rayos del sol con mayor calidad tanto a las plantas como al suelo.
• Su ancho debe ser de 1,2 metros efectivos, esto permite poder laboral sobre ellos sin necesidad de encararse sobre ellos.
• Su longitud debe estar entre los 10 y los 15 metros.
• Su altura debe estar alrededor de los 0,30 metros.
• El ancho de los pasillos no debe estar entre los 0,5 y los 0,6 metros.
• Cuando se utilizan los canteros se recomienda que estos estén protegidos por sus costado para evitar que el agua del riego o de la lluvia arrastre la tierra. Recuerden que esta tierra está debidamente preparada, enriquecida y es de donde la planta se alimenta.
3.-El área de los semilleros y viveros debe estar ubicada en alguna zona que no sea visitada con fuerza por los rayos solares y cerca del abasto de agua y algo separada del resto de las plantaciones.
4.- El área de plantas medicinales y ornamentales no debe faltar en un huerto escolar o familiar. La utilidad y servicios de estas plantas es muy amplio pues además de su belleza y olores agradables tienen la facultad de prestarles atenciones medicinales tanto a las propias plantas del huerto como al hombre y ser también un complemento en la culinaria cubana. Por su puesto cada una de ellas tiene sus especificidades. Existen plantas que cumple la doble función pues son ornamentales y medicinales como el orégano y la manzanilla.
5.- Otra área de gran importancia es la que debe establecerse para la producción de abonos orgánicos, recuerde que un buen huerto o parcela debe explotar al máximo el uso de los abonos orgánicos y tener presente las leyes de la naturaleza. Sobre la producción de los abonos orgánicos se le dedicara espacio en otros artículos que podrás consultar con mayor profundidad.
conclusiones Conclusiones
Como has podido conocer fomentar un huerto escolar o familiar no es solo mover la tierra y depositar semillas, se debe comenzar por seleccionar adecuadamente el terreno a utilizar o conocer los problemas y dificultades que presenta el área asignada y trabajar en función de disminuirlas y transformarlo.
Un huerto, por pequeño que sea, necesita de organización, de orden y de planificación del trabajo de ahí la forma de concebirlo, donde ubicar cada una de sus áreas y cuáles cultivos cosechar.
Otro aspecto de vital importancia es que cuando se piensa en este tipo de área productiva se debe lograr utilizar al máximo las bondades que nos brinda la naturaleza y por lo tanto respetar sus leyes naturales y utilizarlas en función de un beneficio mutuo. Recuerde que un huerto es una unidad productiva donde interactúan la tierra, las plantas y los animales.

Comentarios


Deja un comentario