Autor: MSc. Eduardo Ordóñez Suárez

14Al igual que el resto de los materiales los metales se pueden unir y para ello existen diferentes métodos y tecnologías, de igual forma estas uniones pueden ser fijas o desmontables.

En el desarrollo actual de la construcción de cualquier sistema por lo general se emplean las uniones, cualquier equipo o estructura consta de centenares de piezas que necesariamente deben seguir este sistema: por ejemplo, un automóvil consta de alrededor de 16 000 piezas, todas acopladas o unidas de una forma u otra.

En esta ocasión le prestaremos la atención a las uniones realizadas con remaches y en primer lugar debemos dejar precisada en que consiste esta unión.

Se llama remachado al proceso de unir dos o más piezas mediante los remaches o roblones. Esta unión es fija ya que solamente puede separarse con la rotura de los remaches que la conforman.

Este proceso, por muy sencillo que sea, debe cumplir con los siguientes pasos:

- Selección de las piezas a unir.

- Cálculo de la cantidad de remaches que se utilizarán y selección de los remaches, teniendo en cuenta el material y su diámetro.

- Trazado del centro de los agujeros donde se colocarán los remaches en las piezas a unir.

- Selección de la broca teniendo en cuenta el diámetro del remache.

- Realización del perforado mediante la utilización de broca y taladro.

- Colocación del remache en el agujero y ejecución del remachado.

En la actividad escolar se trabaja el remachado en frío y por las características de los proyectos que se realizan se acude a remaches de metales blandos como el aluminio y el cobre.

Otras recomendaciones validas al realizar esta operación son las siguientes:

- Se debe escoger adecuadamente el diámetro del remache y para ello se parte del diámetro del agujero.

- Al realizar esta selección siempre el Ø del remache deberá ser ligeramente menor que el del agujero.

- Las piezas a unir se deben perforar todas de una vez, fijas mediante la ayuda de una presilla tipo "C", esto garantiza que los agujeros queden alineados.

Para la realización del remachado cumpla con las indicaciones de la figura.

Para la conformación de la segunda cabeza se debe procurar apoyar la cabeza del remache, colocado ya en el agujero definitivo, en una superficie dura, capaz de soportar los golpes del martillo, por lo que puede utilizarse un pequeño yunque o el tornillo de banco. Los golpes no deben realizarse en un mismo lugar (ver figura), se debe ir variando la zona de golpeo de manera que se vaya conformando la cabeza.

Sabías que...

... la operación del remachado puede ser en frío o en caliente teniendo en cuenta si el remache se calienta o no para su puesta definitiva.

Regresar

Comentarios


Deja un comentario