Las planchas

La plancha tiene una larga historia. Ya en el siglo IV, los chinos la empleaban para alisar la seda. Se fabricaba un recipiente de latón con un mango para su agarre, que en el interior del mismo se les colocaban determinada cantidad de brasas cuyo calor permitía quitar las arrugas del tejido. En Europa, en el siglo XVII, fue que las planchas se comenzaron a utilizar de forma generalizada. Se fabricaban unos artefactos huecos que se llenaban de maderas ardiendo o de brasas; las había también macizas, que se calentaban directamente en el fogón. Luego le sucedieron otros sistemas de calentamiento por medio de agua hirviendo, gas o alcohol, los cuales fueron reemplazados por la plancha eléctrica.

Comentarios


Deja un comentario