TÍTULO: Las actividades laborales en la Educación Primaria. Influencia en la formación del grupo escolar


AUTOR: M. Sc. Pablo Francisco Peñate Montero

Profesor auxiliar.

pablofranciscopm@ucpejv.rimed.cu

Introducción.

Este artículo va dirigido, básicamente, a los maestros primarios que dirigen el proceso de enseñanza aprendizaje y con ello contribuyen al desarrollo de la personalidad de los alumnos de la enseñanza primaria. Tiene como propósito fundamental el demostrar cómo a través de las actividades laborales su puede favorecer la formación del grupo escolar.

Como se puede apreciar, el hombre desde pequeño demuestra que es un ser social, inmerso en un grupo de relaciones en las que median la actividad y la comunicación. En el proceso de enseñanza aprendizaje el alumno participa en actividades grupales, tales como: actividades correspondientes a las clases, juegos, receso activo, matutinos, deportivas, laborales, etc.

¿Cómo se puede lograr influir desde los procesos de formación laboral que los alumnos formen y aprendan a vivir en grupos? ¿Qué papel juega en ello las actividades laborales? ¿Cuál es el rol del maestro y la escuela en dicho proceso? Estas y otras interrogantes han de encontrar respuesta en el proceso de demostración que tiene como núcleo el objetivo por el cual se hace llegar este contenido a los maestros primarios.

El grupo escolar en la escuela primaria.

En el proceso que define a los grupos escolares es necesario observar las relaciones que se producen entre sus miembros; es decir, han de darse modos diversos de interacción, ya que esta es una propiedad que los identifica como tal. A partir de esta regularidad planteada por investigadores que estudian este fenómeno social, se plantean diversas definiciones de grupo escolar y que por tener una relación más directa con el objeto de estudio que tratamos, planteamos las referidas a continuación.

“El grupo de clase se define como un conglomerado de personas en situación de interacción social”. [1]

“Un grupo es un conjunto de personas que interactúan entre si durante un tiempo determinado en la realización de una actividad común para alcanzar un objetivo grupal”.[2]

En el proceso de definición, se plantea que el grupo escolar es un órgano vivo, con identidad propia que se forma de las interacciones y la comunicación, generando normas, funciones, objetivos comunes, códigos compartidos y una especial dinámica que condiciona de forma notable los caminos que tomará el proceso.(Castellanos Simona, 2001)

Para demostrar la influencia del desarrollo de las actividades laborales en la formación de los grupos escolares, las definiciones antes referidas precisan elementos que son esenciales; a decir de ellos:

  • La interacción entre los integrantes.
  • Actividad común.
  • Objetivo grupal.

Estos elementos están contenidos en la esencia de cada actividad laboral que se desarrolla en la escuela primaria y regulan, entre otros elementos, el proceso didáctico que requiere la dirección de dichas actividades laborales para influir en la formación del grupo.

La interacción que se produce entre los integrantes del grupo constituye una verdadera fuerza que puede ir compensando la forma de actuar del escolar primario, en cuanto va adquiriendo nuevos aprendizajes. Desde la posición de la actual concepción didáctica para el desarrollo de las actividades laborales, el valor que se le concede al grupo aumenta, por cuanto la interacción del escolar con sus semejantes influye de una u otra manera en su desarrollo individual. A ello ha de estar atento el maestro, máxime cuando él puede aprovechar la potencialidad que brinda el transitar con su grupo de escolares por los diferentes grados del ciclo o del nivel y también por los diferentes tipos de actividades docentes y extradocentes en que participan los alumnos, entre las que se encuentran las actividades laborales; lógicamente ello permite la progresiva conformación de un sólido grupo escolar donde se compartan metas, aspiraciones, soluciones a problemas, etc.

El grupo escolar, tiene grandes potencialidades para elevar la productividad en las tareas de aprendizaje. En tal sentido se aborda el valor de la interacción grupal en el proceso de apropiación de los contenidos, en los que se propicia el tránsito por los diferentes niveles, desde los reproductivos hasta los que potencian de mayor creatividad y desempeño.

Características de todo grupo escolar:

  • Existencia de metas comunes.
  • Un número de miembros.
  • Un liderazgo.
  • Una forma especial de relación.
  • Normas de comportamiento.
  • Valores compartidos.

Propiciar la formación de un grupo escolar a través de un proceso de formación diverso y sistemático, exige la observación de tales características y que el sistema de acciones propio de las actividades que estructuran el sistema de influencias tribute a su reforzamiento sistemático. La concreción de estas características en la formación del grupo deben partir de un diagnóstico integral que realiza el maestro y sobre la base de las estrategias de seguimiento, accionar para perfeccionar las relaciones interpersonales y consolidación del mismo; entre las acciones de la estrategia de seguimiento se debe señalar aquellas que son inherente a las actividades laborales.

También, además de las características, para la integración del grupo escolar se han de ver los factores que intervienen en su formación y desarrollo.

Factores:

  1. La atención a cada individualidad a partir de los resultados del diagnóstico.
  2. Fijar metas comunes
  3. Posibilitar el desarrollo del trabajo grupal o cooperativo con roles asignados.
  4. Propiciar clímax de camaradería y respeto.
  5. Dar igualdad de oportunidades.
  6. Crear espacios de conocimientos compartidos.
  7. Estilo comunicativo que se desarrolla.
  8. Motivaciones comunes.

El maestro ha de atender a estos elementos para que cada uno de estos factores propicie la consolidación de normas correctas de convivencia grupal. En dependencia del ambiente grupal y el estilo de comunicación se puede favorecer o no las posibilidades de aprendizaje de los estudiantes.

En este proceso de interacción grupal se da el trabajo cooperativo, como aquel trabajo dado por la modalidad de organización social del aula en la que los estudiantes tienen que colaborar entre si para poder realizar la tarea de aprendizaje. (Colectivo de autores del ISP “Enrique José Varona).

Se identifican como alternativas generales para estructurar la cooperación en grupo:

  • Tutoría entre iguales.
  • Colaboración entre iguales
  • Aprendizaje cooperativo.

En esta concepción de grupo, se concibe el trabajo individual y el grupal como elementos de un mismo sistema, en el que cada uno de ellos ocupa un lugar en el momento y espacio conveniente, así se crean condiciones para la solución de la contradicción que se presenta entre el carácter social, colectivo de la enseñanza y la naturaleza individual del aprendizaje.

Implica que es necesario conocer las características de cada uno de los miembros del grupo para el establecimiento de una adecuada diferenciación grupal, al efecto de distribuir los roles y dar respuestas a las necesidades individuales en ese trabajo conjunto.

LAS ACTIVIDADES LABORALES EN LA ESCUELA PRIMARIA.

La formación laboral es una condición a desarrollar en todos los miembros de nuestra sociedad y que se ha de manifestar en sus modos de actuación. Es la escuela donde mejor se sistematizan las acciones que dan cumplimiento a dicho objetivo.

El nivel primario presta especial atención al desarrollo de habilidades y capacidades tanto intelectuales como prácticas, a la formación de hábitos de trabajo independiente, a la adquisición de normas de conducta y convivencia social. En este nivel se imparten conocimientos esenciales de diferentes asignaturas, entre las que se encuentra la asignatura de Educación Laboral y además, como parte del proceso de perfeccionamiento del trabajo educacional se ha asignado tiempo dentro del horario a la realización de actividades complementarias entre las que se encuentran las actividades laborales.

Esto permite que el alumno de primaria tenga la posibilidad de enfrentarse a un sistema de actividades laborales el que debe ser concebido por el colectivo de maestros de cada grado o del ciclo.

El sistema de actividades laborales de la Escuela Primaria se estructura teniendo en cuenta todas las posibles vías que permitan al alumno participar en el proceso de formación laboral. Las principales actividades de este sistema se resumen a continuación:

  • Actividades contenidas en el desarrollo de los programas de Educación Laboral y de otras asignaturas.
    • Trabajo productivo agrícola (huerto escolar, trabajo en organopónicos, parcelas, etc.)
    • Actividades productivas o socialmente útiles dentro de la escuela o en la comunidad. Trabajar en el mantenimiento y reparación de medios, mobiliario, tarjas, autoservicio,…..)
    • Visita a centros de producción o de servicios para conocer los procesos de producción.
    • El trabajo en círculos de interés científico-técnico.

La asignatura de Educación Laboral contempla en sus programas el trabajo en diferentes áreas lo que constituye un elemento importante a considerar en la organización del sistema de actividades laborales por el conocimiento que se adquiere al trabajar con diversos materiales (papel, cartón, tejidos, plástico laminado….) y el dominio en el manejo de los diferentes medios de trabajo, lo cual es necesario para desarrollar cualquier actividad de carácter laboral.

Esta dirección, donde el sujeto a partir de un problema social , desarrolla procesos tecnológicos, se debe considerar como una vía de aprendizaje de contenidos tecnológicos necesarios para formar en dicho sujeto cualidades como innovador, racionalizador, creador; estas cualidades en los sujetos tiene un alto significado en la formación de la personalidad comunista al fomentar en ellos el amor al trabajo.

El sistema de actividades laborales antes indicado presupone la realización integral de las funciones de la enseñanza: instrucción, educación y desarrollo. Influye sobre todos los aspectos de la formación de la personalidad del alumno (cognoscitivo, afectivo, volitivo); enriquece el caudal de conocimientos científicos-técnicos; desarrolla la fuerza intelectual y las capacidades; contribuye a la formación de rasgos morales, estéticos, volitivos de la personalidad y la actitud hacia el trabajo; además, crea las bases para el proceso de aprender a convivir en un contexto social laboral al formarse grupos de trabajos con objetivos comunes y donde se potencia el desarrollo individual de cada miembro del grupo.

La esencia del proceso de enseñanza aprendizaje que se desarrolla en el sistema de actividades laborales tiene como objetivo proporcionar a los alumnos conocimientos, habilidades y hábitos politécnicos laborales. Además, el estudio que realizan los alumnos desarrolla en ellos el razonamiento encaminado a la solución de los problemas que se presentan al desarrollar diferentes actividades laborales para la satisfacción de necesidades individuales o colectivas; les desarrolla su capacidad para construir dichos artículos a la vez que se les educa la actitud comunista ante el trabajo y les proporciona una cultura laboral. En síntesis, mediante estas actividades el alumno se ejercita en cómo aplicar los contenidos desarrollados en las distintas asignaturas a la solución de problemas prácticos vinculados a su vida social y laboral futura.

Se desarrollan conocimientos sobre:

  • Características y propiedades de los materiales de trabajo.
  • Características y uso de los medios de trabajo.
  • Las operaciones de trabajo y los procedimientos adecuados para su realización.
  • La organización tecnológica que requiere la construcción de un objeto o el desarrollo de una actividad de servicios.
  • Los principios técnicos que permiten el funcionamiento de los artículos construidos.

Se desarrollan habilidades para.

  • Emplear adecuadamente los medios de trabajo necesarios para construir un artículo u otra actividad laboral.
  • Planificar, ejecutar y comprobar adecuadamente los procesos constructivos.
  • Aplicar los contenidos de las ciencias a los procesos de producción de artículos y actividades de servicios con vista a satisfacer sus necesidades materiales y espirituales.

Las actividades laborales son formas de organizar el proceso de enseñanza aprendizaje y a partir de su desarrollo permiten a los alumnos adquirir los contenidos científicos tecnológicos necesarios para su formación integral. Ellas, estructuradas en forma de sistema, son determinantes en la contribución a la formación laboral de los alumnos.

El Doctor Julio Cerezal Mezquita plantea que: “Formación laboral es el proceso de transmisión y adquisición, por parte del alumno, del conjunto de valores, normas, conocimientos, habilidades, procedimientos y estrategias que se necesitan para analizar, comprender y dar solución a los problemas de la práctica social, y que están encaminados a potenciar el saber hacer y cómo hacerlo”.[3]

La formación laboral de los alumnos se debe analizar no sólo como proceso sino también como una condición que se desarrolla en los sujetos dada su participación activa en los sistemas de actividades laborales, potenciando su saber, saber hacer y saber convivir en su contexto social laboral. [4]

En cualquiera de las actividades laborales ya referidas la realización integral de las funciones de la enseñanza se concretan en el desarrollo de los procesos constructivos. Esto quiere decir que en las clases de Educación Laboral y en el resto de las actividades laborales el alumno desarrolla los procesos constructivos ya sea para construir un artículo, repararlo, darle mantenimiento o para realizar cualquier actividad de los servicios y es mediante este proceso que se apropia del sistema de conocimientos, desarrolla las habilidades y forma sus cualidades morales acorde a los objetivos planteados.

La dirección del aprendizaje en las actividades laborales se desarrolla por la aplicación de un eje didáctico metodológico denominado PROCESO CONSTRUCTIVO, el cual asume etapas tales como: el proyecto, la organización del proceso tecnológico y la ejecución. La concreción de estas etapas se da por una serie de pasos de carácter didáctico y donde su aplicación y aprovechamiento intencionado coadyuvan a la formación del grupo, a la ves que promueven el desarrollo de las potencialidades creativas de sus integrantes. Esos pasos de carácter didáctico se describen a continuación.

-Precisión y análisis de la actividad laboral y de los elementos necesarios para comprender dicha actividad: Este análisis contribuye a formar en los miembros del grupo conciencia sobre el ¿qué?, el ¿Por qué? Y el ¿para qué? de su participación en el trabajo a realizar. Tiene un significado especial en la formación de motivaciones porque es donde el sujeto empieza a hacer suya la actividad. Permite al sujeto la indagación de contenidos técnicos esenciales que están implicados en el proceso de trabajo que va a realizar. Este análisis parte de hechos y realidades sociales en las cuales los alumnos expresan sus experiencias sobre el trabajo a realizar.

-Presentación y análisis del problema técnico a resolver: Se consideran aquellos problemas de la práctica social u otros tipos de problemas técnicos que pueden ser objeto de análisis y punto de partida para desarrollar el proceso de aprendizaje de los contenidos técnicos. En este paso los alumnos descubren problemas, encuentran su existencia y además, pueden analizar aquellos que otros alumnos han descubierto.

-Búsqueda de soluciones y planteamientos de hipótesis: La introducción de este paso en el sistema rompe con el tradicionalismo basado en el criterio de que siempre el maestro sea el que lleve el modelo a construir, la sugerencia de proyecto y junto a ello los procesos demostrativos e imitativos a que se somete el alumno para ejecutar algo que el no concibió como respuesta a una necesidad de su propia práctica social. Este elemento que parte de una práctica social requiere la identificación por parte del alumno de determinados conocimientos que posee y que dado el poder de generalización le encuentra un nivel de aplicación en una situación concreta. Se puede dar el caso que producto de este análisis el alumno entra en contradicción entre lo que debe hacer pero que no conoce cómo hacer dada la carencia de un contenido, o también, entre lo que debe hacer y cómo encontrar el sistema de contenidos necesarios para resolver el problema. Surge así el conocimiento como una necesidad de la práctica y para resolver estas contradicciones se debe recurrir a demostraciones necesarias, a las formas de instrucción con carácter heurístico, a las vivencias de los alumnos, a otras vías productivas

-Defensa de las variantes de solución al problema: Permite esencialmente el intercambio de experiencias, conocimientos, de valoraciones que a partir de la práctica social se forma el sujeto. En la defensa de soluciones no solamente se resalta la forma en que el alumno se aproxima al objeto de estudio, sino en que forma lo aborda, a partir de sus criterios, valoraciones, puntos de vista y así revela ante los demás miembros del grupo, aspectos inherentes a su sistema de valores e incorpora a su modelo otros puntos de vista

-Representación y/o interpretación de las variantes de solución: Permite concretar la etapa de diseño donde se materializa el proceso de pensamiento al concebir la solución del problema y la expresión gráfica-escrita de dichas ideas como una vía de comunicación sujeto-sujeto. En el dibujo está otra forma de expresión del pensamiento creador de los alumnos; se da así una interconexión de neuronas sensitivas y motoras que permite a las manos expresar lo que está reflejando en el cerebro del alumno acerca del proceso de trabajo que desarrolla.

-Organización tecnológica del proceso de trabajo: Permite establecer la relación entre las operaciones técnicas, los materiales y los medios técnicos que intervienen en el proceso. Este aspecto es producto del análisis hecho por los alumnos en los aspectos anteriores y con ello se supera el tradicionalismo que se manifiesta en el proceso de enseñanza aprendizaje de la asignatura al tener el alumno que planificar el proceso tecnológico del artículo que el maestro ideó en el momento de planificación de la clase o de la actividad laboral. El proceso de trabajo que el sujeto organice debe ser el resultado de un diseño que él mismo ha creado para dar respuesta a sus necesidades dada su práctica social. Aquí lo que sucede es que el alumno crea un modelo de planificación, un modelo de organización laboral adecuado a sus necesidades concretas.

-Organización del puesto de trabajo: La organización de los recursos materiales y la racionalización que de ellos se haga corresponde a la lógica del proceso de trabajo que el propio sujeto creó. Se favorece con sus exigencias la relación entre la creación de un modelo de acción para realizar una actividad laboral y el sentido de racionalización, innovación y creación que se le debe dar a la educación tecnológica de los alumnos.

-Desarrollo del proceso de elaboración (transformación) según variantes propuestas: Es cuando se obtiene el resultado material en el proceso u otro resultado producto de la actividad realizada. Este resultado satisface la necesidad a partir de la cual el sujeto organizó el proceso tecnológico. Es un momento que propicia la aparición de nuevos problemas técnicos como lógica del proceso de trabajo. En esta acción el alumno autovalora si el proceso concebido propicia la adecuada elaboración de un modelo que cumple con determinadas exigencias para satisfacer las necesidades a partir de las cuales se modeló.

-Comprobación de la solución en función de la necesidad planteada: Se verifica la objetividad del proceso de trabajo, si el resultado es funcional respecto al modelo ideado. Se correlacionan los resultados del proceso de diseño con los resultados de la acción ejecutiva constructiva. Esta acción favorece en gran medida el proceso de formación de la autovaloración por parte de los alumnos.

-Planteamiento de nuevos problemas a partir de las soluciones dadas.

Estos pasos metodológicos propios del desarrollo de las actividades laborales, no constituyen un algoritmo, por el contrario, su aplicación tiene un carácter flexible y el maestro los puede adecuar según la lógica de la actividad laboral que se va a realizar. Ellos constituyen lo esencial para que los maestros puedan, desde el desarrollo de las actividades laborales, contribuir a la formación del grupo escolar.

Modo en que la estructura didáctico metodológica para el desarrollo de las actividades laborales favorece la formación de grupos escolares.

Lo primero que debe tener claro el grupo de estudiante es que toda actividad laboral tiene un resultado final, el cual aporta un beneficio social que puede ser directamente al grupo que la desarrolla o a otros grupos sociales; esto es base para la formación de metas comunes y tener conciencia de que los resultados del esfuerzo colectivo también son expresión del desarrollo individual de cada miembro.

La planificación y el desarrollo de las actividades laborales puede ser frontal, por equipo o puede ser individual, pero siempre se debe dar la posibilidad que cada alumno analice el problema planteado, busque una vía de solución y formula su hipótesis de trabajo; esto permite dar una atención a cada individualidad a partir de los resultados del diagnóstico, pues cada integrante del grupo tiene la posibilidad de formular su vía de solución al problema y cómo llegar al resultado colectivo; así cada integrante formula sus criterios de trabajo y lo integra a las valoraciones generales donde el grupo concluye que para un mismo problema técnico pueden haber diversas soluciones y que de la integración de ellas puede surgir una más perfecta y que responda a los intereses colectivos. Para ello es esencial que cada integrante del grupo o del equipo de trabajo sepa qué parte del trabajo le pertenece, cómo su desarrollo individual se integra a lo general; para ello la asignación de roles debe ser elemento concebido desde la planificación del trabajo.

Este paso en la formulación y defensa de variantes de solución al problema refuerza el elemento de comunicación y se enriquecen los estilos comunicativos ya que cada integrante tiene el derecho a ser escuchado y tiene el deber de escuchar a los demás en sus razonamientos referidos a cómo llegar al resultado colectivo que se debe dar con la realización de la actividad laboral. Lo más importante en este proceso es que cada integrante aprenda a escuchar otros puntos de vista sobre la solución de un problema y acceda a enriquecer sus puntos de vista con el aporte de los demás; al igual que debe estar dispuesto a presentar sus criterios y saber que serán escuchados y asimilados por el resto del grupo. Estas acciones contribuyen significativamente al desarrollo de la comunicación entre los integrantes del grupo.

Durante la ejecución del trabajo cada miembro del grupo ejecuta las acciones en correspondencia con la variante de solución al problema y la organización tecnológica asumida. En este paso se desarrollan intercambios de criterios sobre los procedimientos asumidos, se van ajustando las partes de la tarea laboral que cada miembro va elaborando para integrarla al todo. Es evidente que todo ello propicia los espacios de conocimientos compartidos. Cuando el trabajo es en equipos, pero cada integrante tiene una parte de este, con una misión precisa, sucede que el proceso de integración de las partes en el todo exige un intercambio de criterios donde se ajustan las tecnologías aplicadas, los fundamentos de las operaciones aplicadas, los medios empleados; se precisan criterios de las propiedades de los materiales empleados y su combinación. Todo ello exige del conocimiento compartido y que a su vez, refuerzan estilos de trabajo y relaciones entre los integrantes del grupo.

La cohesión del grupo es un elemento a considerar en la formación de este y garantiza su buen funcionamiento; para ello, las actividades laborales constituyen una alternativa que los maestros deben aprovechar.

La cohesión es la tendencia a mantenerse juntos y de acuerdo los miembros del grupo.[5]

Esta se da cuando los miembros del grupo tienen fuertes motivaciones para entregarse al desarrollo de las actividades laborales. En el momento de presentar la actividad laboral y el alumno tomar conciencia del qué, para qué y por qué de su trabajo, se potencia su nivel de motivación hacia la actividad y el resultado a obtener de la misma. El alumno socializa los intereses individuales y le da un carácter colectivo a los esfuerzos que hay que unir para desarrollar la tarea.

Al discutir las variantes de solución, se colectivizan los intereses y las ideas sobre cómo desarrollar el proceso de trabajo. El intercambio de ideas y experiencias hace que se cree un clima de interacción entre los miembros del grupo, se favorece la comunicación y a su vez la unidad del grupo.

Otro momento en que se potencia la cohesión es cuando se ejecuta lo planificado ya que los integrantes de los equipos deben unir sus esfuerzos individuales y a partir de su planificación obtienen un producto o resultado general y que aportan a la solución de un problema colectivo. Durante ello, no solamente hay intercambio de ideas, sino que se intercambian medios y materiales que favorecen la cooperación colectiva.

El desarrollo de las actividades, laborales siguiendo la metodología propuesta, debe potenciar en el grupo escolar características de la cohesión, tales como:

  • Atracción hacia el grupo por parte de sus integrantes.
  • Motivos de cada integrante del grupo para participar en las actividades del grupo.
  • Coordinación de los esfuerzos de los miembros del grupo.

Se contribuye a su logro si las actividades laborales satisfacen necesidades individuales junto a los intereses y motivos colectivos.

En el proceso de formación de los grupos escolares es necesario observar la unidad de sus miembros y cuidar que no se formen los subgrupos rivales que llevan a unos creer ser mejores que los otros; es necesario evitar que determinados miembros del grupo se sientan menospreciados porque su capacidad intelectual o física sea menos que las de otros miembros del grupo. La organización del trabajo por equipos tiene que tener la característica de no ser equipos fijos y su composición debe rotar y variar de acuerdo a las características del trabajo a realizar y los niveles de desarrollo alcanzado por los alumnos; esto evita el aislamiento y el desprecio entre los diferentes subgrupos.

Hay estudiantes que se potencian más en un área de trabajo que en otras, otros que son tímidos y de autoestima baja; pero cada uno tiene sus potencialidades y la estructura didáctica propuesta propicia el trabajo a partir de las potencialidades de cada integrante del grupo. Cada alumno tiene la posibilidad de presentar sus ideas, defenderlas, ser escuchado; que sus criterios se sometan a un proceso de generalización y aprovechando su zona de desarrollo próximo para el aprendizaje de los contenidos técnicos, poder demostrar niveles de desarrollo alcanzado. Otro aspecto a observar es la relación que se da entre el desarrollo físico, las características del trabajo y las posibilidades de realización por parte de los miembros más débiles del grupo. Por eso, la rotación de los alumnos por los diferentes equipos de trabajo debe responder a necesidades del desarrollo de la personalidad de los alumnos, a potenciar sus resultados alcanzados, a su desarrollo psico-motor, al desarrollo bio-social y a las características que va manifestando el proceso de interacción entre los miembros del grupo.

Durante el desarrollo de las actividades laborales con la intencionalidad educativa de coadyuvar a la formación del grupo escolar es preciso que dicho grupo sea atractivo para cada uno de los miembros y esto se logra en la medida que cada miembro encuentra satisfecha sus necesidades personales relacionadas con la afiliación, la aceptación, el reconocimiento y la seguridad. Estas necesidades individuales pueden ser atendidas en la medida que el maestro dirija el proceso de aprendizaje teniendo en cuenta los elementos didácticos expuestos y que tienen un carácter desarrollador.

Conclusiones.

Las actividades laborales que se desarrollan en la escuela primaria como parte del proceso de enseñanza aprendizaje, constituyen una alternativa de vital importancia para contribuir a la formación de grupos escolares.

Para su adecuada dirección, el maestro debe conocer qué fundamentos psicológicos, filosóficos, sociológicos y pedagógicos sustentan su inclusión en el sistema de influencias educativas, bajo el cual se forma el escolar primario; por ello, es importante el dominio de modelos didácticos para hacer efectiva su aplicación y con ello alcanzar un impacto positivos en la formación de la personalidad de los alumnos.

Ese modelo didáctico es propuesto como parte del contenido del material y puede ser enriquecido a partir de la experiencia práctica de aquellos maestros que dirigen el proceso de enseñanza aprendizaje; cada elemento enriquecido debe constituir resultado del trabajo científico metodológico que desarrollan los docentes y aportar elementos significativos en el mejoramiento de su desempeño profesional.

Bibliografía:

- A.May, Robert. La Educación Tecnológica y el siglo 21. “Contacto”. Boletín UNESCO. 1999.

-Baró Baró, Wildo. La Educación Laboral en Cuba. Fundamentos y alternativas metodológicas. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana. 2002

-Bonny-Jonson. Dinámica de grupo en la educación. Pueblo y educación. La Habana 1971.

-Cerezal Mezquita, Jukio.La formación laboral de los alumnos en los umbrales del siglo XXI. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana. 2000.

-Peñate Montero, Francisco y Amor Delgado, Margarita. Selección de temas. Enseñanza de la Educación Laboral en la Escuela Primaria. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad Habana. 2003.

.-Pupo Pupo, Rigoberto. La actividad como categoría filosófica. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana. 1999.



[1] Bonny-Johson. Dinámica de grupo en la educación. Pueblo y Educación. La Habana 1971. página 53.

[2] Castellanos Simona, Doris y otros. Aprender y enseñar en la escuela. Editorial Pueblo y Educación. La Habana 2005. página 123

[3] Peñate Montero, Francisco y Amor Delgado, Margarita. Selección de temas. Enseñanza de la Educación Laboral en la Escuela Primaria. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad Habana. 2003.

[4] La formación laboral de los alumnos en los umbrales del siglo XXI. Editorial Pueblo y Educación. Ciudad de la Habana. 2000.

 

[5] Bonny-Jonson. Dinámica de grupo en la educación. Pueblo y educación. La Habana 1971. P76.

 

Comentarios


Deja un comentario