Autor: MSc. Eduardo Ordóñez Suárez


Un primer aspecto a conocer es que los metales no se encuentran en la naturaleza en estado puro tal como los conocemos. Para obtener un metal determinado es necesario un proceso tecnológico, nada simple, que comienza en las minas donde se extrae el mineral.

El mineral no es más que un compuesto de rocas y otros elementos de la corteza terrestre que contiene metal mezclado con otras sustancias y es precisamente mediante ese complejo proceso tecnológico que se logra separar el metal del resto de los compuestos y obtener el metal deseado. Estos procesos varían en dependencia del metal que se desee obtener y de la tecnología que se utilice.

El producto final de estas plantas generalmente son los lingotes o palanquetas, que pueden variar en su forma, tamaño y peso para ser convertidos posteriormente en alambres, láminas, perfiles o piezas fundidas en las industrias procesadoras de metales.

Los metales ocupan un lugar fundamental en la economía de cualquier país y son de vital importancia para lograr un desarrollo sostenible. A pesar del avance que ha tenido en los últimos años los plásticos y sus derivados así como otros materiales los invito a que solo por un instante se imaginen el mundo actual sin algunos de los metales más utilizados como son los aceros, el hierro, el aluminio, el cobre y el bronce.

Como conocieron todos los metales se obtienen de la corteza terrestre y por lo tanto se presenta un gran dilema que solo los hombres están llamado a resolver, una contradicción entre la necesidad que se tiene de continuar extrayendo minerales de la corteza terrestre, minerales que no se reproducen, minerales que se formaron hace millones de años y la de cuidar nuestro mundo. El único camino para atenuar las consecuencias irreversibles de la extracción de los minerales es mediante la recuperación o reciclado de los metales aprovechando que los artículos u objetos de metal inservibles pueden volverse a fundir y convertirse nuevamente en perfiles, láminas o lingotes y transitar nuevamente por el proceso productivo.

La estrategia cubana de la recuperación de materia prima se concreta a partir de 1961, cuando el comandante Ernesto "Ché" Guevara, siendo Ministro de Industrias, emite la Resolución 21 – 1272 de 7 de noviembre de 1961 para crear la Empresa Consolidada de Recuperación de Materias Primas.

Veamos con algunos datos ilustrativos con un ejemplo quizás conocido: el reciclaje del aluminio.

El aluminio es el segundo metal más abundante de la corteza terrestre, después del hierro. Cerca de un 8% de la corteza terrestre está formada por aluminio y su presencia ya fue detectada por los romanos, aunque la primera reducción no se obtuvo hasta el año 1825.

La bauxita es el mineral primario de donde se extrae el aluminio.

Hoy en día es el metal no férreo de uso más extendido en el mundo. Está presente en sectores tan diversos como la alimentación, el transporte, la construcción, la electricidad, la medicina, los envases y embalajes, etc. gracias a sus propiedades, que lo hacen insustituible en múltiples aplicaciones.

Sabías que...

...las paredes de una lata aluminio son más delgadas que dos hojas de una revista, puede soportar tres veces la presión de un neumático de coche.

Todos estos datos imponen la necesidad de continuar utilizando el aluminio, pero también se debe conocer que para continuar utilizando el aluminio, en las cantidades que se realiza, se tiene que recurrir necesariamente a la recuperación y el reciclaje de este metal por dos problemas esenciales: se nos agota el mineral y se continúa contaminando el medio ambiente. Los siguientes datos ayudan a entender este razonamiento.

• En poco más de 100 años, su consumo ha llegado a ser del orden de 25 millones de toneladas anuales.

• Para fabricar una tonelada de aluminio se debe extraer de una mina 4 toneladas de bauxita y durante el tratamiento se producirán dos toneladas de los llamados barros rojos que presentan graves problemas de contaminación.

• Al reciclar el aluminio se reduce en un 95% de gasto de energía y residuos contaminantes.

• Según los especialistas en el tema una lata de aluminio tarda entre 200 y 300 años en degradarse.

• El 100% del aluminio recuperado puede ser reciclado.

• El 45% de una lata se elabora de aluminio reciclado.

• En el proceso de reciclado no cambian las características del material ya que se obtiene un producto con las mismas propiedades. Además, el aluminio puede reciclarse indefinidamente y no disminuye la calidad del mismo.

En nuestro país no poseemos yacimientos de la bauxita que es el mineral del cual se extrae el aluminio, esta situación nos obliga a que el tema del reciclaje de este metal sea un deber, no solo para las empresas si no también para cada ciudadano.

Si bien no tenemos minas de bauxita nuestro país se distingue por tener yacimientos de un metal de gran importancia para la industria metalúrgica y mecánica. Me refiero a los yacimientos de Níquel.

Estos yacimientos se encuentran en la zona oriental de nuestro país y específicamente en la provincia de Holguín donde existen varias plantas procesadoras del mineral.

El Níquel es un metal de color blanco, con un alto punto de fusión (1455 ºC), es maleable y dúctil pero también es el más duro de los metales de uso corriente. No se oxida. Se utiliza generalmente en aleaciones con otros metales para mejorarle las propiedades y características.


Actividades

1. Realiza una pequeña investigación sobre la provincia Holguín donde reflejes sus límites, capital, población, extensión y recursos económicos además de la minería.

2. Realiza un listado con ejemplos reales de los metales que fácilmente pudieran ser reciclados en tu comunidad.



Comentarios


Deja un comentario