Termina la Secundaria Básica ¿qué estudiar después?


Autor: MsC. Eduardo Ordóñez Suárez

¿Qué estudios deben continuar?

¿Cuándo comenzamos a brindarles la ayuda?

¿Bachiller, técnico medio u obrero calificado, profesor, artista o militar?

¿Qué quiero que estudie? o ¿qué quiere estudiar?

¿Conoce lo que quiere estudiar?, ¿Cómo lo puedo ayudar?

¿Se lo impongo o lo ayudo a decidir?, ¿Imposición, motivación o vocación?

¿Existen posibilidades reales para que pueda estudiar lo que desea?

Pudiéramos seguir planteando otras interrogantes lógicas teniendo en cuenta lo delicado del problema y que en muchos casos no se le brinda la debida atención por la familia teniendo en cuentaque es un reto al que se enfrentan todos los que terminan la Secundaria Básica y que definirá en gran medida su futuro profesional.

No pretendemos en este pequeño artículo dar una receta única ni dar respuestas a cada interrogante, ni realizar un profundo estudio sobre la vocación y sus consideraciones de índole psicológicas, es nuestra intención valorar o comentar algunas razones que se deben tener presente para brindarle la ayuda que necesitan en un momento tan crucial a los que tienen que decidir. Veamos algunas consideraciones generales al respecto donde el orden de tratamiento no significa prioridad en importancia.

Son varias las posibilidades a las que pueden aspirar los estudiantes una vez terminada la secundaria básica, veamos de forma general las más conocidas vías para continuar sus estudios.

Al tener que definir o determinar la continuidad de estudios se deben conjugar varios aspectos y entre los fundamentales no deben faltar: una intencionalidad clara del objetivo final que se desea obtener;las posibilidades reales de alcanzarlo; las necesidades de fuerza de trabajo del municipio, provincia o país y la vocación o gusto hacia un oficio o profesión.

Todos estos aspectos no pueden ser atendidos en los últimos meses del curso, esto es algo que debe tenerse en cuenta desde las edades tempranas y el sistema nacional de educación así lo tiene estipulado. Por su puesto esto no quiere decir que siempre funcione del todo bien, ni que se tenga que dejar solo a la escuela con esta responsabilidad, en el hogar también se puede contribuir a que se tenga la información necesaria para que puedan decidir de forma correcta.

Por otro lado esta ayuda no puede ejecutarse solo unas semanas antes de la decisión que deben tomar los alumnos y alumnas terminando el noveno grado. Independientemente del trabajo que realiza la escuela la familia debe de orientarlos, esclarecerles dudas, ampliarle los conocimientos sobre sus preocupaciones o elección que debe realizar.

Es importante que la familia no imponga criterios o elijan lo que deba estudiar el alumno, la familia debe ayudarlos a determinar. Es real, todos deseamos lo mejor para nuestros hijos, pero en temas de oficios o profesiones futuras no se debe imponer la jerarquía familiar. Lo mejor no es lo que nosotros queremos que sean, lo mejor es lo que él desea estudiar, donde se sienta motivado. La vocación no es innata, no se nace con ella, se forma, se trabaja.

En el seno familiar muchas veces decide la tradición laboral y sobre todo si el ejemplo es positivo. Correcto cuando esto sucede, no se impone, se está demostrando, se está enseñando. Cuantas veces no hemos visto descendencia de varias generaciones con un mismo oficio y con el orgullo que se expresan los más bisoños al plantear que tienen el mismo oficio o profesión de sus abuelos o sus padres, por lo tanto esta es una vía que no se puede despreciar.

Otro aspecto que deseo comentar es el presunto miedo o preocupación por determinadas carreras que pueden realizar nuestros hijos. Es verdad que no es lo mismo trabajar en un laboratorio con aire acondicionado que en una fundición con un calor que en determinados momentos puede sobrepasar los 45° grados de temperaturas. Pero quien le dice a un fundidor de verdad, enamorado de su oficio que lo abandone. Recuerden que se deben conjugar las aspiraciones, con las posibilidades reales y con las necesidadespersonales y las estatales.

En ocasiones se piensa que desde los primeros años de vida esta presente determinada vocación, nada real, puede que el pequeño o la pequeña posean o nazcan con determinadas condiciones innatas, entonces, para que estas se conjuguen con laprofesión futura se debe cultivar la vocación hacia lo que se desea teniendo en cuenta estas condiciones. Ejemplos sobran. Cuantos niños y niñas poseen desde pequeños una buena elasticidad y no aspiran a ser ni gimnastas, ni bailarines por la sencilla razón que no les gusta. En este sentido es importante que la familia este atenta a las posibilidades innatas y explote esta situación,pero sin imponer decisiones y esto se alcanza -siguiendo el mismo ejemplo- llevándolos a un evento deportivo de gimnasia o a determinada función del ballet, conversando sobre sus características, potencialidades, sacrificios, futuro, riesgos.

Las acciones que pueden acometer la familia sonvariadas y deben partir en primer lugar de respetar las consideraciones de las menores o los menores. Esclarecer sobre las profesiones u oficios mediante conversaciones, visitas a exposiciones, lectura de artículos, observación de materiales de corte científico-técnico o artístico pueden ser algunas de las vías que pueden utilizarse. No dejar que decidan sin tener conocimiento de varias posibilidades es de gran importancia. No los dejen solos tomar esa decisión, pero repito, cuidado con imponerles el futuro, puede ser catastrófico.

Otro aspecto que se debe tener presente es que en ocasiones se comienzan estudios de una profesión u oficio sin tener una idea clara de lo que se trata y en la medida que el tiempo pasa,unido al desarrollo de una buena orientación profesional en el centro donde se estudia y a un buen desarrollo del proceso docente educativo secomienza a conocer bien la carrera o profesión, entra a jugar su papel las motivaciones, se comienza a sentir satisfacción por lo que se esta estudiando y terminan siendo buenos graduados y de seguro magníficos futuros trabajadores en su especialidad.

Una última consideración a valorar, no existen profesiones u oficios malos, todos son necesarios, todos por igual tienen su importancia, todos tienen conocimientos, todos tienen sus particulares y sus dificultades (Ver videos). De la misma forma que sería muy difícil que un plomero pudiera dar un diagnóstico certero y respaldado científicamente sobre una enfermedad, a un médico no le sería posible realizar una instalación hidráulica respaldada técnicamente de una vivienda y bien se sabe que el plomero es un obrero calificado y el médico es universitario y por su puesto ambos son necesarios. Con un buen médico todos deseamos consultarnos y esperamos un diagnóstico certero, pero siempre que lo necesitemos también queremos un buen plomero ante un problema hidráulico en la casa y confiados en la calidad de su trabajo final.En este sentido pudiéramos cansarlos con ejemplos.

No es necesario aburrirlos con estas consideraciones ni pretendemos dar una receta salvadora, solo llamar la atención sobre la necesidad de la ayuda que necesitan los estudiantes y las estudiantes para que puedan decidir con certeza el camino en la continuidad de estudios que a la larga marcará su futuro laboral. No olviden entre las sugerencias dadas las siguientes:

Como, pueden observar la encomienda no es nada fácil, pero la familia, junto con la escuela deben jugar su papel orientador para lograr que se produzca una buena selección sobre la continuidad de estudios al concluir la secundaria básica y así puedan trazar su futuro con tranquilidad y acierto. No los dejemos decidir solos su futuro.

Comentarios


Deja un comentario