¿Cómo obtener tintes caseros?


Autor: MSc. Eduardo Ordóñez Suárez
Por: MSc. Hortensia Alfonso Rodríguez

A diario se hace necesario, durante la confección o reparación de un artículo de madera, recurrir a los tintes para poder imitar color, tonalidad y vetas con la finalidad de elevar su presencia o de enmascarar la reparación pues no siempre se tiene la madera ideal. Los tintes son preparados que pueden ser confeccionados en los hogares y que son conocidos como los “caseros” que son confeccionados de forma artesanal y se logran resultados satisfactorios. Para su obtención se realizan distintas mezclas de pinturas, polvos colorantes, sustancias químicas o de origen vegetal, etc. y que sean solubles en agua, alcohol, gasolina, aguarrás u otro líquido que pueda ser utilizado sin que perjudique la madera. No viole la siguiente regla de procedimiento si se desea obtener resultados satisfactorios: antes de aplicar el tinte fabricado de forma casera se debe realizar una pequeña prueba para conocer sus resultados.

Veamos como lograr algunos colores características:

  • Color caramelo. Mezclar una solución de un 30% de vinagre en agua y sumergir en ella limallas de hierros, puntillas o piezas de hierro bajo los efectos de la corrosión y se espera entre 10 y 15 días, la tonalidad varía teniendo en cuenta las proporciones de sus componentes. Este preparado debe estar en un envase de cristal o plástico.
  • Color caoba. Se obtiene mezclando pintura roja y negra en aguarrás, sus proporciones varían la tonalidad. Se puede lograr también hirviendo varias semillas de mamey en agua o con la utilización de las raíces del mangle rojo que proporciona un rojo vivo que mezclado con tizne o ceniza negra lo oscurece.
  • Color verde olivo-carmelita. Se prepara una proporción de 2 partes de alcohol por una de pedacitos de tallos y cáscaras de plátano verde y se deja reposar (maceración) por unos días. Puede lograrse la misma tonalidad hirviendo pedazos de cepa de plátano en agua agregándole el sumo de hierbas como el romerillo o el anamú.
  • Color rojizo. Mezclar en un recipiente alcohol con viruta o pequeños pedazos de cualquier madera que tenga ese color y esperar varios días hasta que el alcohol tome esa tonalidad. También se puede obtener hirviendo en agua pedazos de semilla de aguacate o mezclándola con alcohol y dejándola reposar por varios días.
  • Color negro. Una solución de tinta negra con alcohol puede proporcionar una tonalidad negra imitando al ébano.
BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
- El Libro de la Familia. Colectivo de autores. Colección Verde Olivo. Imprenta Central de las FAR.

Comentarios


Deja un comentario