1. ¿Cómo la familia puede ayudar a los estudiantes?

Autor: MSc. Eduardo Ordóñez Suárez
Por: MSc. Hortensia Alfonso Rodríguez

La atención de la familia es de vital importancia para que nuestros alumnos sean capaces de apropiarse de los conocimientos. Valoremos algunas acciones que deben tenerse en cuenta en los hogares.

Como cuestión general podemos plantear que la acción fundamental de la familia es conocer de forma diaria y mediante la conversación con los niños de las materias tratadas y de las tareas dejadas por los docentes y por su puesto ayudarlos en su solución, con el cuidado de que la ayuda no puede ser la de realizarle la tarea.

Para la realización de las tareas se debe crear un ambiente adecuado en los hogares y los familiares contribuir en este sentido. Oírlos y ayudarlos en determinar cuál tarea hacer primero, donde buscar las respuestas o corregirle errores en cálculos o conceptos, esto contribuye a que el alumno se sienta atendido. Recuerden que las tareas buscan ejercitar algo que se debió aprender en la escuela para contribuir a su consolidación. Las indicaciones brindadas hasta el momento son bastante generales y válidas para cualquier asignatura, ¿pero cómo atender las tareas o cómo ayudar a los estudiantes cuando de Educación Laboral se habla?

Ya expusimos que una actividad práctica por la que el alumno recibirá una evaluación de un período determinado no es tarea, de este “tipo de tarea” ya hemos expresado nuestro consideraciones y no necesitamos profundizar, hablemos de las posibles tareas o trabajos que puedan ser enviados para la casa y la ayuda posible a brindarle a nuestros alumnos en los hogares.

Algunas de las tareas pueden estar vinculadas con los procesos constructivos y puede el docente orientar que los alumnos profundicen sobre:

  • determinado material y los usos en la industria;
  • aplicaciones en la industrias;
  • surgimiento de determinada herramienta y su desarrollo;
  • proceso productivo de determinada producción;
  • avances tecnológico en determinada rama de la industria;
  • propiedades medicinales o alimenticias de determinadas plantas;
  • potencial productivo de la comunidad o municipio;
  • características industriales o agropecuarias de la provincia;
  • normas de seguridad e higiene;
  • orden lógico de operaciones.

Al igual que se procede con otras asignaturas los familiares pueden ayudar a los estudiantes facilitando u orientándole dónde pueden encontrar lo que se les solicita, si se deben dirigir a una biblioteca, si pueden utilizar la búsqueda en internet si se posee, si pueden buscar a determinada persona en la comunidad o barrio conocedor o especialista, en fin brindarle las herramientas para que sea el alumno quién busque, quién indague, quién investigue.

Si en la casa o algún vecino posee herramientas entonces el niño puede ir aplicando los conocimientos, puede ir desarrollando habilidades mediante el uso de los medios de trabajo en la realización de artículos de su interés o de la propia familia.

Otra forma que puede utilizarse para el estudio de determinadas temáticas es mediante el uso del libro de texto. (Educación Laboral. 9no. grado. Cuaderno complementario. Marcos Morales Echazabal, Álida Pérez Osorio, Alfredo Núñez Matos. Editorial Pueblo y Educación. 2005). Este responde a los contenidos de los programas y puede servir como preparación teórica antes de enfrentarse a la actividad práctica en la escuela. Sabiendo la unidad que se encuentra desarrollando la escuela, en el hogar se puede inducir al estudio o profundización sobre esos contenidos..

También la familia puede indicar la lectura de publicaciones o artículos relacionados con la ciencia y la técnica de la prensa y siempre que sea posible acompañarlos a la visita de exposiciones relacionadas con estas temáticas, ya no solo como auto preparación si no pensando en la arriesgada decisión de escoger una futura formación técnica a la que deben enfrentar nuestros alumnos al concluir la secundaria básica.

Estas son algunas consideraciones que se deben tener presente en los hogares si pretendemos que la asignatura Educación Laboral no solo enseñe si no que eduque y contribuya a la formación de nuestros adolecentes.

Bibliografía


  • La Educación Laboral en Cuba. Fundamentos y alternativas metodológicas. Colectivo de autores. Editorial Pueblo y Educación. 2002.
  • La formación laboral en la escuela cubana. Experiencias y resultados. Curso 20. Pedagogía 2011.Dr.C. Julio Cerezal Mezquita y otros. Edición Educación Cubana.
  • ¿Se trabaja en las clases de Educación Laboral? Ing. Julio Cerezal Mezquita y otros. Editorial Pueblo y Educación.

Comentarios


Deja un comentario