Unidad 2.

Confección de artículos

Por: MsC Eduardo Ordóñez Suárez

1. Aplicación de las operaciones de medir, trazar, comprobar, cortar, alisar, unir, doblar y perforar mediante el uso de los diferentes medios de trabajo y dispositivos necesarios en cada operación.

Veamos los principios básicos sobre las operaciones fundamentales que se realizan durante la confección de diferentes artículos.

Medir. De todos es conocido que la medición es el resultado de la comparación entre un patrón y lo que se desea medir, esta acción fue una de las primera que el hombre utilizó y la ha ido perfeccionando constantemente.

Operación básica en todo proceso constructivo. Existe un viejo dicho que escuché cuando joven: "Medir dos veces y cortar una". Por sí solo se explica, se debe tener sumo cuidado cuando se mide y se debe comprobar esa medición si es preciso más de una ocasión para después no tener que lamentarse. Un error en la medición provoca contratiempo en el artículo que se confecciona, si bien en algunas ocasiones puede tener solución en otros caso no sucede igual y en ambos se desperdicia materiales y tiempo trabajado. Es por ello que podemos decir que la operación de medir es una de las más importantes en la confección de cualquier artículo. Veamos algunas consideraciones.

Entre los instrumentos de medición más conocidos se encuentran: la regla milimetrada, el metro plegable o de carpintero, la cinta métrica. Los tres son algo diferente en su forma, pero su uso es el mismo, ya que se utilizan para realizar mediciones lineales, como elemento común poseen una escala milimetrada, en pulgadas o ambas como se puede observar en la figura.

Cuando se habla de escala milimetrada se refiriere al Sistema Métrico Internacional (S.M.I.), implantado en nuestro país y que utiliza como unidad de medida de longitud el metro.

Se debe conocer también que en muchas ocasiones existen en los hogares instrumentos de medición que poseen una escala diferente a la milimétrica, nos estamos refiriendo a la escala en pulgadas. Esta escala responde al sistema de medición inglés. En este caso la unidad de medida es el pie que tiene doce pulgadas y estas a la vez se subdividen en medias, cuartos, octavos y dieciséis avos de pulgadas que son las representadas en la figura. Una pulgada es igual a 25,4 milímetros.

Algunas consideraciones que se deben tener antes de realizar una medición son las siguientes:

- Tener bien claro, en primer lugar, la unidad de medida del instrumento de medición que se utiliza. La unidad de medida seleccionada será la que se debe utilizar durante todo un trabajo. Se sugiere el uso del Sistema Métrico Internacional.

- Se debe comenzar a medir a partir de la marca cero (0) que es el inicio de la escala de cualquier instrumento. Hay que tener cuidado, pues cuando el instrumento no es de un material resistente o no está protegido su extremo, se procede, por el fabricante, a separar la primera marca de la escala del borde, para protegerla de desgastes o roturas.

- Se debe procurar ubicar la escala de izquierda a derecha y realizar la medición con la suficiente iluminación, el borde del instrumento que posee la escala se debe ubicar de forma precisa sobre el espacio que se desea medir y el operario se ubica de frente a la escala.

- Es importante preservar la precisión del instrumento y para ello se debe evitar darles golpes, someterlos a esfuerzos físicos, escribir o realizar marcas sobre su escala y evitar derrames de pinturas o líquidos diluyentes u otros que puedan afectar la impresión de la escala.

Trazar. Generalmente después de la medición se realiza el trazado que nos indica generalmente por donde se debe cortar, hasta donde de debe alisar o en donde se debe perforar. Nos brinda una información imprescindible para construir con precisión y eficiencia. El trazado por lo tanto debe ser preciso y claro para que no ofrezca ningún tipo de confusión o dudas. El medio que se utiliza para el trazado varía en dependencia del material sobre el que se necesita trazar.

- Sobre papel, cartulina y cartón recomendamos que se utilice el lápiz.

- Sobre las telas o tejidos se utiliza creyones o tizas.

- Sobre la madera debe utilizarse la punta de trazar y reforzar con el lápiz.

- Sobre los metales la punta de trazar y el centro punzón.

En la dotación que existe en las escuelas se incluyó una punta de trazar. A este medio se le debe brindar la atención y el cuidado que evite su destrucción.

No se le debe golpear y su uso es solamente para el trazado.

Cuando se realiza el trazado en muchas ocasiones se utiliza la escuadra tanto para los trabajos con la madera como con los metales. La escuadra garantiza trazos a 45 y 90 grados. La imagen le muestra como utilizar la escuadra para el trazado en la madera.

Como puedes observar el mango se apoya debidamente en el canto, previamente alisado y recto, y se desliza el lápiz por el borde exterior de la lengüeta de la escuadra.

La sujeción debe ser firme para evitar imprecisiones.

Cuando el trazado se realiza con la punta de trazar se debe tener el cuidado de que esta se traslade desde afuera hacia adentro y bien pegada al borde o canto de la regla y para ello se debe inclinar ligeramente hacia afuera.

Cuando se realiza el trazo con la punta de trazar no debe utilizarse regla plástica pues de seguro saldrá dañado su canto.

Comprobar. Es otra operación que se realiza con mucha frecuencia en los trabajos de taller y fundamentalmente se realiza con la escuadra. Las figuras que se muestran a continuación demuestran las dos formas de utilizarla.

a) Comprobación de perpendicularidad. b) Comprobación de rectitud.

Cortar. Una operación muy importante en los trabajos del taller y que conocen desde los primeros grados. Cuando se corta se separa en dos más piezas determinado material.

El papel se puede cortar con las manos y se está rasgando, pero generalmente, junto con la cartulina se realiza con la cuchilla cuando los cortes son rectos y con las tijeras cuando los cortes son irregulares. Para el cartón preferiblemente se utiliza la cuchilla.

Cuando necesitamos cortar la madera se utilizan los serruchos o la sierra de calar o de marquetería. Es bueno conocer que existen diferentes tipos de serruchos y su diferencia esta en correspondencia con el corte que se realizará. Existen serruchos para trozar, para hilar y para calar. Teniendo en cuenta el tipo de serrucho varía la forma de sus dientes.

El hilado es cuando el corte o aserrado de la madera se realiza a favor o siguiendo el hilo de la fibra de la madera. Cuando se realiza esta operación la madera ofrece menos resistencia que en el trozado.

El trozado es cuando el corte se realiza a través de la fibra, o sea, cuando se produce a 90º en relación con la dirección de la fibra de la madera. En este caso existe mayor resistencia.

El calado es cuando el corte que se realiza es irregular en cuanto a su dirección, por lo tanto no sigue un trazo recto. Para su realización se utiliza el serrucho de calar o la sierra de marquetería o de calar.

Un serrucho para que trabaje de forma óptima debe estar debidamente afilado y para ello tiene que tener:

- todos sus dientes la misma forma y altura.

- la misma cantidad de dientes para determinada unidad de medida.

- cada diente la misma traba o triscado.

Algunos consejos útiles antes de emplear los serruchos:

1- Revisar bien la pieza de madera que se vaya a aserrar. Se debe estar seguro que no contiene elementos metálicos (puntillas, tornillos, grapas y otros) que puedan dañar de forma significativa el filo de la herramienta.

2- Seleccionar adecuadamente el tipo de serrucho en dependencia de la operación que se vaya a realizar. (Hilar, trozar o calar)

3-Tratar de mantener la herramienta debidamente afilada y con el triscado adecuado, esto proporciona seguridad, eficiencia y calidad en la operación que se desarrolla.

4- Sujetar de forma firme y segura la pieza de madera que se elabora.

5- Terminado el trabajo se debe limpiar la herramienta y cubrir la parte metálica con una delgada película de aceite, esto la protege contra la oxidación. Se debe procurar guardar estas herramientas de forma suspendida y evitar la aglomeración con otros medios de trabajo ya que pueden dañar su filo.

Los metales también se cortan y para ello se utilizan las siguientes herramientas:

a) Segueta de mecánico

b) Tijera de hojalatero

c) Cincel o corta hierro

Sabías que...

José Martí nos dijo: "El hombre crece con el trabajo que sale de sus manos"

Alisar. El alisado es otra operación de gran importancia en los trabajos del taller y el mismo es ejecutado generalmente sobre dos materiales básicos: la madera y los metales.

Para alisar la madera la herramienta más utilizada es el cepillo de carpintero. Si deseas eficiencia y buenos resultados al trabajar con el cepillo se hace conveniente:

- Verificar que el filo de la cuchilla este en buen estado.

- Garantizar que la madrina se encuentre acoplada a la cuchilla correctamente, esto se logra cuando el bisel o borde de la madrina queda paralelo y separado aproximadamente 2 milímetros del filo de la cuchilla.

- Colocada la cuchilla en su lugar asegurarse que el cepillo está debidamente ajustado, con el filo en buen estado y todas sus partes funcionando. Seleccionar la profundidad de corte de acuerdo al trabajo que se realizará.

- Garantizar la forma que se utilizará para sujetar de forma firme la pieza de madera que se elaborará.

- Revisar meticulosamente la pieza de madera a elaborar, para tener la seguridad de que no contiene restos de elementos metálicos como son puntillas, tornillos, grapas, pinturas.

Estos consejos son de gran utilidad si se desea lograr buena calidad en la operación del alisado con el cepillo.

Para alisar los metales se utilizan las limas. Se hace difícil hablar de los metales y su elaboración sin mencionar el limado. La operación del limado está presente prácticamente en cualquier ejecución o transformación que se realice a una pieza metálica. Su trabajo lo realiza bajo el principio de la cuña y por su puesto con desprendimiento de virutas.

Existen mucha variedad de limas ya que se pueden clasificar según su picado, según el grueso de su picado y de acuerdo a su forma. También existe variación por su tamaño.

A continuación relacionamos algunos consejos útiles que se deben tener presente cuando se vaya a realizar algún trabajo con esta herramienta.

1- Utilice las limas solo para lo que se han diseñado, no las uses como palanca, ni para dar golpes ya que tienen gran dureza por lo que se hace muy frágiles.

2.- Trabaje las limas con su mango debidamente encabado, sujete fuertemente la pieza a desbastar en el tornillo de banco.

3.- Sitúese delante del tornillo de banco ligeramente ladeado a 45º en relación con la pieza a limar y con los pies separados por sus talones 200-300 mm y con una amplitud de 60º como se muestra en la figura que ha sido tomada del "Manual del Ajustador" de N.I. Makienko.

Debe tener en cuenta que estas dimensiones no tienen que cumplirse con exactitud, pero si deben conocer que esta posición es la que le proporcionará menor fatiga durante el trabajo.

4- El movimiento de la lima debe ser estrictamente horizontal, por lo que la presión sobre el mango y la punta de la lima deben variar, en dependencia de la posición del punto de apoyo de ésta en la superficie que se trabaja. La lima se debe apretar contra la pieza que se elabora durante la carrera de trabajo (hacia adelante). Durante la carrera de retroceso la lima sólo debe resbalar sobre la pieza.

Si cumples estas observaciones de seguro obtendrás buenos resultados en la operación del limado.

Perforar. Operación muy presente en los trabajos del taller. Es imposible trabajar la madera, los metales o cualquier otro material y que no exista la necesidad de realizar algún tipo de perforación. Existen materiales que se pueden perforar de forma fácil como puede ser la cartulina, el cartón, las pieles, materiales sintéticos y otros que por su débil dureza permite el uso de los punzones o los sacabocados. Cuando los materiales ganan en dureza como pueden ser la madera, los metales o algunos plásticos se hacen necesario el uso de otros medios de trabajo, estamos hablando del berbiquí con las barrenas y el taladro y con las brocas. Es bueno precisar que con el taladro y las brocas se puede perforar generalmente todos los materiales, pero el berbiquí con las barrenas solo se utiliza para trabajar sobre la madera.

Veamos entonces algunos consejos para el perforado de la madera:

1. El berbiquí debe estar en buen estado. Es recomendable lubricar algunas de sus partes como pueden ser las zonas de rodamiento del pomo y del manubrio.

2. Se debe tener certeza de que la barrena seleccionada sea la adecuada para el orificio que se necesita y esta debe estar afilada.

3. La pieza a perforar debe sujetarse de forma rígida. Esto se logra mediante la mordaza o las presillas.

4. Siempre que se vaya a realizar una perforación se debe tener bien definido su centro y se recomienda marcarlo con un centra punzón, esto garantiza precisión en el agujero.

5. Ubique en la marca (centro del agujero) la punta del gusano e inicie suavemente los movimientos de empuje y giro tratando de que se mantenga los 90º entre la barrena y la superficie de la madera a perforar.

6. Para extraer la barrena del agujero mantenga el movimiento de giro a favor de las manecillas del reloj y tire del pomo hacia afuera con la otra mano, esto ayuda a la extracción de la viruta y evita roturas o deformaciones en la madera o de la herramienta.

7. Cuando el agujero es pasante se debe perforar hasta que la punta del gusano de la barrena se asome por la otra cara, de inmediato se extrae la barrena y se comienza a perforar por el lado opuesto, utilizando como guía la pequeña marca o perforación dejada por el gusano.

Veamos algunas recomendaciones válidas para garantizar un perforado con seguridad y precisión en los metales.

1. Seleccione adecuadamente la broca a utilizar en cuanto a su diámetro y ángulo de filo.

2. Sujete de forma firme la broca en el mandril de la herramienta.

3. Determine de forma clara y precisa el centro del agujero que desea realizar, márquelo con un centra punzón, esto garantiza que el agujero se realice en el lugar deseado.

4. Compruebe que el taladro está en buen estado. Lubrique sus partes móviles.

5. Sujete de forma segura la pieza que se está perforando.

6. Durante el perforado se deben evitar los cambios de dirección, esto puede provocar que la broca se parta.

7. Cuando se termina el agujero se debe continuar con su movimiento de giro para extraer la broca.

8. Evite que las brocas se recalienten aspecto que se produce cuando el ángulo de filo no es el adecuado para el material que se elabora, la velocidad de rotación es inapropiada o ha perdido el filo. Esto sucede cuando se utiliza el taladro eléctrico.

Comentarios


Deja un comentario